X Close

ASSA

Home

Anthropology of Smartphones and Smart Ageing

Menu

Riámonos juntos

Marilia Duque E SPereira4 January 2019

Autora: Marilia Duque

Marilia (izq) con su amiga

Ya ha pasado un año de trabajo de campo y debo confesar que estoy aquí, riéndome sola al recordar todos los buenos momentos que pasé con mis informantes. Podría haber sostenido, al principio, que la mayoría de ellos estaban luchando contra los estigmas de la edad. Por un lado, eso quería decir que estaban haciendo lo mejor posible para ocultar sus limitaciones físicas con el fin de mantener su autonomía e independencia. Por el otro lado, eso también quería decir que estaba tratando de adaptarse al modelo del ‘envejecimiento exitoso’ (‘sucessful ageing’ en inglés), una imagen de adultos mayores respetuosos que gozan de buena salud, son productivos y tienen una intensa vida social. En verdad, están siempre alerta y luchando por su espacio, y esa resistencia puede dar lugar a una especie de auto-vigilancia, con cero tolerancia para con aquellos que intenten burlarse de los adultos mayores.

Ahora bien, basta esperar a que te acepten en el grupo, que se sientan cómodos con tu presencia y te sorprenderán. ¡Se ríen de la gente mayor todo el tiempo! Reconocen sus debilidades y se ríen de ellas. Es así que estaba en un evento con gente mayor la semana pasada, en el cual una señora mayor se llevaba todas las miradas, bailando con sus muy largos cabellos, cuando otra señora también mayor –y celosa– me suspiró al oído “le va a fallar el pañal para adultos mayores”. Después de un rato, cuando sirvieron el almuerzo y se formó una larga cola de gente mayor, uno de ellos dijo riendo “¿Cuál es la fila para ancianos? ¡Tengo prioridad!”. También hacen bromas sobre cuestiones como impotencia, pérdida de la memoria, sordera, insomnio y las dificultades que tienen con la tecnología. Se refieren con humor al tiempo que pasan en los hospitales, a todo lo que tienen que pagar con su seguro de salud, a cómo los jóvenes piensan que ellos son estúpidos, y a cuán cansados en verdad se sienten después de tener que haber fingido que no eran “tan viejos”.

Este año compartimos momentos increíbles en los que ellos no eran ‘adultos mayores’. Eran simplemente seres humanos enfrentándose a algunas dificultades en la vida y envejeciendo un poco cada día, tal como yo o cualquier otra persona.